24 de January de 2020
Foto: José Cruz/Agência Brasil

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva denunció hoy que el cuestionado exjuez Sérgio Moro era ya un político cuando lo condenó sin pruebas en 2016.

“Creo que Moro quiere estar en las urnas… Un juez político que me condenó por actos indeterminados. Es decir, ni siquiera él sabe por qué me condenó”, afirmó Lula durante una entrevista con Radio Itatiaia.

El exmagistrado dirige el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública en el Gobierno de Jair Bolsonaro, quien resultó elegido después que el fundador del Partido de los Trabajadores fuera impedido de presentarse a las elecciones presidenciales de 2018.

La defensa de Lula pide la anulación del proceso contra el expresidente, quien espera en libertad, teniendo en cuenta sospechas sobre Moro, al conducir de manera parcial el juicio contra el exdirigente obrero.

Argumenta que el nombramiento de Moro como ministro demostró su falta de integridad y dejó claro que el proceso tan solo tenía por objetivo impedir el regreso al poder del presidente más popular en la historia reciente de Brasil.

Frecuentes filtraciones del sitio The Intercept ponen al desnudo la arbitrariedad de Moro cuando ejercía como magistrado federal y condenó a Lula.

En septiembre, más de 150 juristas brasileños solicitaron que se investigue a Moro por grave transgresión legal al publicar conversaciones telefónicas entre los expresidentes Dilma Rousseff y Lula da Silva.

El documento denuncia que ‘la filtración ilegal permitida por Moro constituyó el elemento central de una combustión de los medios políticos que resultó en la eliminación inevitable del presidente elegido democráticamente’.

Ahora se sabe, agrega el texto, que ‘los fiscales de la Lava Jato estaban al tanto de la violación que esto representaba y del daño político que se causaría irremediablemente’.

Prensa Latina