31 de October de 2019
Foto: Ricardo Stuckert

Había un clima de optimismo discreto entre los asesores y abogados de Lula. Ayer (29), una decisión del STJ suspendió el juicio sobre una cuestión del proceso de la finca de Atibaia, lo que fue visto como una victoria porque devolvería el caso a las alegaciones finales, pero no anularía el proceso, como querría la defensa del ex presidente. Además, la votación en curso en el Supremo Tribunal Federal sobre la prisión en segunda instancia trae, por primera vez, una posibilidad concreta de libertad para Lula en noviembre.

Sin embargo, más que esperanza es la ironía que aparece en la entrevista dada por el expresidente, en la sala de la PF, donde, flanqueado por agentes de policía, recibe periodistas, forzados por la policía a estar al menos a tres metros de distancia de él. En relación al comentario sobre la corbata con los colores de Brasil, que usa con una chaqueta y pantalón vaquero, dice: “Esta corbata tiene historia, chico, es de cuando ganamos los Juegos Olímpicos de Copenhague. Yo gané 18. Cómo viviré hasta los 120 años, tengo corbatas para usar todo el tiempo que quiera “ – provoca.

Y no hay signos de celebración en su respuesta sobre sus primeras victorias en la justicia: “Yo debería estar frunciendo el ceño cuando haces esa pregunta, pero es muy gracioso lo que sucedió en mi vida… Estoy cogido por el monstruo y me río”, dice, antes de prometer: “Puedes preguntar lo que quieras, no me pondré nervioso cómo Bolsonaro se puso anoche”, refiriéndose al vídeo del actual presidente, tras el informe de la tv Globo sobre el testimonio del portero del condominio Barra da Tijuca, diciendo que uno de los acusados de asesinar a la concejal Marielle Franco había buscado a Bolsonaro la noche del crimen.

El buen humor, la indignación y los pinchazos a los opositores políticos se alternan en esta segunda entrevista del día, antes de “Pública”, él había recibido a un equipo de la televisión francesa. El apretado tiempo de 60 minutos, marcados en el reloj, impuesto por las reglas de la prisión, presiona al ex presidente y a los entrevistadores, pero él sabe de qué quiere hablar. “En este país, puede estar seguro, solo hay un partido político que funciona como partido político: es el PT”, dice, y acrecienta: “¿Se da cuenta de que el partido de Bolsonaro ayer no existía y ahora, por causa de una elección, ¿ellos van a recibir $400 millones de reales o más, del fondo partidario? ¿Qué empresa ganaría $ 400 millones de la nada?” – provoca.

Entre los muchos temas tratados en la entrevista, la relación con Dilma y las decisiones sobre las próximas elecciones dejan claro que Lula, preso o libre, va a ser decisivo en 2020. “En un partido como el PT, el partido tiene hacer prevalecer su voluntad y decidir quién será el candidato. ¿Cómo vas a ganar el carnaval si no participas?

Vea el vídeo:

Vea la entrevista completa en el sitio web de la Agencia Pública.

Traducido por Cristina G. Barbosa.