08 de August de 2019
Foto: Heinrich Aikawa/ Instituto Lula

En artículo publicado este fin de semana (4/8) en el sitio El Mostrador, el ex-senador y ex-embajador chileno en Brasil Jaime Gazmuri externa su opinión sobre el peligro autoritario que ronda al País frente a las articulaciones ilegales entre juez, procurador y Ministerio Público Federal reveladas por la #VazaJato y opina sobre los absurdos que permean el caso Lula.

De acuerdo con el ex-embajador, “está demostrado que la investigación y el proceso contra Lula estaban viciados desde su origen. Sérgio Moro no sólo condujo el proceso de manera tendenciosa, sino que también intervino directamente en el trabajo de investigación de la Procuradoría, desafiando tanto la Constitución brasileña como el Código de Ética de la Magistratura, que establecen expresamente que el juez debe mantener absoluta equidistancia entre acusadores e defensores en los casos en que son responsables por la sentencia. El actual ministro de Justicia incumplió severamente sus deberes”. Y complementa: “Estamos frente al embrión ideológico del totalitarismo: la defensa de un bien mayor justifica el atropello de la ley.”

Gazmuri incluso recuerda que desde el principio de las acusaciones contra Lula da Silva, movimientos y personalidades en Brasil y alrededor del mundo reiteran la inocencia de Lula y los abusos y ilegalidades del proceso contra el expresidente: “Todo ello da razón a las numerosas voces que, tanto en Brasil como en todo el mundo, cuestionaron en su momento los arbitrarios procedimientos utilizados en el juicio a Lula. Su reclamo de que se considera un preso político y la demanda de sus abogados que piden la anulación del proceso y la sentencia parecen hoy respaldados por sólidas evidencias.”

Traducido por César Ortega, Colectivo Regina de Sena México-Brasil contra el golpe.