03 de October de 2019

En este jueves (03), la Cámara del Ayuntamiento de París concedió a Lula el título de Ciudadano Honorario de París.

Desde que fue instaurada en 2001, la honraría fue atribuida a 17 personalidades encarceladas o en peligro por sus opiniones políticas. Después de Nelson Mandela, Taslima Nasreen e Shirin Ebadi, Lula obtiene la protección de la ciudad de París y está reconocido como un perseguido político, víctima de un proceso injusto. Otro brasileño que fue agraciado con la honraría fue el Cacique Raoni en 2011.

El Conseil de País, una especie de Cámara de los Vereadores de la capital francesa, afirma que la lucha de Lula por los derechos humanos, la justicia social, la protección del medio ambiente, son “valores guardados por la ciudad de París y que pusieron el político en peligro por su compromiso”. El Conseil considera que a través de la figura del ex-presidente “todos los defensores de la democracia en Brasil son atacados” y “por la lucha constante de la ciudad de París por los derechos humanos, expresa su deseo en conceder el homenaje”. El Conseil considera que Lula fue a la cárcel en el momento en que era el favorito para vencer las elecciones en Brasil. El documento habla también que el juez que lo juzgó, Sérgio Moro, se tornó ministro de la Justicia de su candidato competidor.

Lea el documento completo:

Luiz Inácio Lula da Silva, ex-presidente de Brasil, recibe el Título de Ciudadano Honorario de la alcaldía de París

En comprometimiento con la defensa de los Derechos Humanos y al libre ejercicio de sus funciones electivas, el Consejo de París (equivalente a la Cámara del Ayuntamiento) atribuyó la Ciudadanía Honoraria de París a Lula, en la fecha del 3 de octubre de 2019.

Luiz Inácio Lula da Silva, conocido por Lula y ex-presidente de Brasil, actualmente cumple una condenación de ocho años y diez meses de cárcel. Detenido en el día 4 de abril de 2018, cuando era franco favorito a las elecciones presidenciales de 2018, la condenación causó su inelegibilidad y la necesidad de un cambio de candidato presidencial en su partido.

Así, el Comité de los Derechos Humanos de la ONU solicitó a las autoridades brasileñas la garantía de los derechos civiles y políticos de Lula, notablemente aquél que aseguraba a su candidatura. Este derecho le fue negado, a pesar de las inúmeras apelaciones por parte de Jefes de Estado europeos, parlamentarios franceses y juristas internacionales, denunciando la inconsistencia de las pruebas presentadas por la acusación y las condiciones de la detención de Lula.

El periódico investigativo americano The Intercept reveló que el juez, autor de la condenación, actuó en colusión con los procuradores de la operación anti-corrupción “Lava Jato” para impedir que Lula se presentase a las elecciones presidenciales de 2018. En julio de 2018, la decisión judicial que determinó la ilegalidad de la prisión del ex-presidente y que solicitó su liberación inmediata quedó derogada por orden de este juez.

El comprometimiento del presidente Lula hacia la reducción de las desigualdades sociales y económicas en Brasil posibilitó la salida de casi 30 millones de brasileños de la extrema pobreza, así como su acceso a derechos y servicios básicos. Lula es igualmente conocido por una política afirmativa de lucha contra las discriminaciones raciales, particularmente notorias en Brasil. A través de la figura del ex-presidente, todos los defensores de la democracia en Brasil son atacados.

Alcaldía de París
3 de octubre de 2019
Comunicado de la imprenta

Acceda aquí el documento original.

lula.com.br | Traducido por Colectivo Regina de Sena México-Brasil contra el golpe.