11 de February de 2020
Foto: reproducción/YouTube

El pasado mes de noviembre, Lula da Silva fue puesto en libertad tras pasar un año y siete meses en prisión, condenado por un delito de corrupción. Sin embargo, él continúa defendiendo su inocencia y acusa al sistema judicial y a la prensa de crear un complot contra él. Así lo ha expresado en una entrevista en El Objetivo con Ana Pastor, que puedes ver completa en el vídeo que acompaña a estas líneas.

Pero en este programa no solo ha hablado de su encarcelación y una supuesta “conspiración” contra él, sino también de Jair Bolsonaro, de la influencia de las empresas multinacionales en Brasil, del Gobierno de coalición de Unidas Podemos y PSOE, de la independencia de Cataluña, de Venezuela y Juan Guaidó y de problemas que afectan a la sociedad actual como el machismo o el cambio climático.

En cuanto a la condena por corrupción, ha destacado que “está probado en los documentos de mi defensa que hubo una conspiración entre la justicia y la prensa para condenarme”, ha señalado antes de asegurar que continuará luchando para “probar que el juez Moro, el Ministerio Público y la Policía Federal mintieron”.

En este sentido, el exmandatario ha apuntado, además, que todos estos actores “han inventado una farsa para perjudicar las posibilidades de que el Partido de los Trabajadores (PT) siga gobernando en Brasil”. “El juez Moro no fue juez, fue un político con intereses políticos que decidió condenarme para apartarme de la carrera presidencial de 2018″.

Lula Da Silva considera que si el Tribunal Supremo “conoce todos los documentos del juicio” es “poco probable” que le condene porque, a su juicio, “el juez Moro y el fiscal Dallagnol son mentirosos y crearon casi una banda para juzgar al Partido de los Trabajadores” y así, sacarle de la campaña electoral.

En este sentido, ha destacado que luchará por probar que “han destruido las empresas brasileñas en beneficio de las compañías americanas”. “Están destruyendo Petrobras porque tiene la mayor reserva de petróleo del siglo XXI y las petroleras, sobre todo las americanas, no pueden permitir que un país como Brasil tenga tanta cantidad”.

Bolsonaro y su estrategia del “espíritu del odio”
Jair Bolsonaro ganó la segunda vuelta de las elecciones brasileñas con un 55,13% de los votos, algo que para Lula da Silva responde a la campaña de ‘fake news’ que impulsaron desde Alianza Popular: “El objetivo era evitar que el Partido de los Trabajadores siguiera gobernando con su política de inclusión social, la más fuerte de toda la historia de la democracia”.

Da Silva ha señalado, además, que “Bolsonaro ganó por ese estado de espíritu de odio. Odio contra la política, contra los partidos políticos, contra el sindicato, contra la izquierda, contra el comunismo y contra las costumbres”. “Tuvimos la misma política que Trump en Estados Unidos, una oleada de ‘fake news’ que, espero, la justicia investigue para mostrar lo que pasó en este país”.

El Gobierno de coalición y Cataluña
El fundador del Partido de los Trabajadores ha hablado sobre las relaciones que mantiene con los líderes y presidentes de otros países, así como del primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia española.

Ha confesado que se sintió “feliz” cuando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias lograron sellar su acuerdo y el líder del PSOE superó la investidura. Y es que, asegura que él siempre quiere “que las cosas vayan bien” y espera que “tengan un Gobierno exitoso y el pueblo español recupere su calidad de vida, su empleo, sus ingresos”, en definitiva, “que pueda ser mas feliz”.

Al ser preguntado sobre la duración de esta coalición, se ha mostrado “optimista” porque él fundó el PT, “que se compone de muchas tendencias de pensamientos filosóficos muy diferentes”. “Así es la democracia, así se hacen las alianzas, hay que dialogar”.

En este sentido, el expresidente brasileño se ha mostrado contrario a la independencia de Cataluña. “Es normal que haya una región más rica y quiera ser independiente, pero España es tan pequeña y tan linda, no se tiene que separar”.

En cuanto a la independencia de Cataluña, ha señalado que si bien, él no se encuentra en nuestro país, “nunca ha visto a la parte pobre queriendo separarse de la parte rica, siempre es la región rica la que se quiere separar de la pobre, no me parece una buena medida”.

Venezuela y el reconocimiento de Juan Guaidó
La crisis que vive Venezuela, el reconocimiento de Guaidó como presidente o la intervención de algunos países en el estado latinoamericano son otros de los temas que han protagonizado la entrevista. El exmandatario se ha mostrado crítico con la actuación de algunos países respecto a este país. Considera que deben “encontrar el camino democrático en libertad y poder vivir en paz” sin que otros intervengan. “¿Venezuela tiene un problema? Dejen que encuentren la solución”.

Respecto al reconocimiento a Juan Guaidó, se ha preguntado “cómo puede ser que Estados Unidos, Alemania o Francia”, entre otros, “acepten a un ciudadano que no ha sido elegido”. “No es que a mí me parezca mal, es que se ha autoproclamado presidente y es una equivocación, un error histórico, que le acepten”, ha sentenciado.

La Sexta