07 de November de 2019
Foto: Ricardo Stuckert

El resultado del juicio significa la liberación de Lula. El ex-presidente ha estado cumpliendo sentencia desde abril de 2018 por un proceso que no fue juzgado, esto quiere decir que la defensa de Lula presentó apelaciones en los tribunales superiores (Supremo Tribunal de la Justicia – STJ y Supremo Tribunal Federal – STF) que aún están en análisis o que todavía no empezaron su evaluación.

El miércoles, 7 de noviembre, en la noche el STF retomó el juicio sobre la posibilidad de arresto pós condenación en 2ª instancia. Los votos presentados por Cármen Lúcia, a favor del arresto pós condenación en 2ª instancia, y de Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski, en contra, hicieron que la votación quedara 5 x 5. Así, el voto minerva estuvo a manos del presidente del STF, Días Toffoli. Éste siguió el relator Marco Aurélio Mello y decidió por la inconstitucionalidad del arresto pós condenación en 2ª instancia.

Los magistrados del STF realizaron juicio conjunto sobre las Acciones Declaratorias de Constitucionalidades / ADCs 43, 44 y 54 propuestas para que los tribunales superiores declaren la constitucionalidad del artículo 283 del Código de Procedimientos Penales brasileño. De acuerdo con esta comprensión, el arresto solo puede ocurrir después de que se hayan agotado todas las posibilidades de apelación.

El abogado Cristiano Zanin se reunirá con el ex-presidente posiblemente mañana (8) para definir las medidas a tomar para la siguiente defensa.

Lula está en una cárcel política en Curitiba, Paraná, pues fue condenado sin ninguna evidencia material por un juez parcial, el caso conocido por ‘Triplex de Guarujá’.

El fin de la prisión en 2ª instancia es el primer paso para revertir la injusticia cometida por Sergio Moro y Deltan Dallagnol en contra del ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Con informaciones de BBC Brasil.

Traducido por Colectivo Regina de Sena México-Brasil contra el golpe.