03 de June de 2019
Foto: Ricardo Stuckert.

Les agradezco de corazón a cada uno de ustedes, artistas y público, que este 2 de junio hacen de la Plaza de la República la Plaza de la Democracia. Aunque el nombre del festival sea “Festival Lula Libre”, sé que se trata mucho más de un acto de solidaridad a un preso político. Lo que ustedes exigen es mucho más que mi libertad. Es la libertad de un pueblo que no acepta ser prisionero del odio, de la ganancia, del oscurantismo.

Este acto es en realidad un grito de libertad que estaba preso en nuestras gargantas. Más que un grito, es un canto de libertad. El canto de los obreros que no aceptan más el desempleo y la pérdida de sus derechos. El canto de le la juventud, que no aceptan que le roben sus sueños, en especial los sueños de la juventud negra, que no acepta ser exterminada. El canto de los que osan soñar y transforman sus sueños en realidad.

Gran parte de los que ahí están, artistas y público, felizmente no vivieron los horrores de la dictadura civil-militar instaurada en 1964, que algunos quieren implantar nuevamente en Brasil. Fue un tiempo en que la lucha contra la censura se traducía en canciones que hablaban así: “usted recorta un verso, yo escribo otro”.

Fue con mucha lucha que logramos acabar con la censura en este país. Y no vamos a aceptar esa otra forma de censura, que es un intento de acabar con las fuentes de financiamiento del arte y de la cultura. No vamos a aceptar el intento de censurar al pensamiento crítico, asfixiando las universidades.

Si ellos arrancan nuestras pancartas, vamos a escribir y colgar otras. Y vamos a seguir ocupando las calles en defensa de la educación y de salud, públicas y de calidad; de las oportunidades para todos y todas, contra todas las formas de desigualdad y retroceso. Nuestros adversarios quieren más armas y menos libros, menos música, menos danza, menos teatros y menos cine. Y nosotros insistimos en leer, escribir, cantar y danzar, insistimos en ir al teatro y hacer cine.

Nada más peligroso para nuestros adversarios que un pueblo que canta y es feliz. Que hace del arte y de la cultura instrumentos de resistencia. Vamos a la lucha, sin miedo de ser felices, con la certeza que el amor siempre vence.

Un abrazo, les extraño y tenía muchas ganas de estar allí,

Lula

Más sobre el Festival Lula Libre aquí.