Compañeras y compañeros,

Esta es la primera vez en 38 años que no participo personalmente en un encuentro nacional de nuestro partido. Pero sé que estoy presente por cada uno de ustedes, cada dirigente, delegado y militante del PT.

Al de estos 38 años hemos construido la más importante fuerza política que este país ha conocido. Porque nacimos de las bases, de la clase obrera de la ciudad y del campo, luchando por la democracia y la justicia. Y nunca, nunca, nos alejamos del pueblo.

Llegamos al gobierno por el voto, después de un largo aprendizaje, para transformar Brasil. Y transformamos. Vencemos la miseria y el hambre. llevamos agua para quienes sufrían con la sequía y luz eléctrica para quien vivía en las tinieblas. Llevamos a los niños a la escuela y a los jóvenes – negros, pobres e indígenas – a la universidad.

Son cosas que parecen simples en cualquier país civilizado, pero que representaron una enorme diferencia para nuestra gente sufrida. Y eso sólo fue posible porque siempre colocamos a los trabajadores y los más pobres en el centro de las atenciones del gobierno.

Creamos uno de los mayores y mejores programas de transferencia de renta del mundo, el Bolsa Familia. Aumentamos el valor real del salario mínimo. Tomamos crédito para los trabajadores, los jubilados y para la agricultura familiar. Creamos 20 millones de empleos.

En los muchos gobiernos anteriores al nuestro, la inmensa mayoría de la población era tratada como si fuera un problema. Nosotros tratamos a nuestra gente como solución, y por eso Brasil cambió. Probamos que es posible hacer diferente y mejor de lo que siempre hicieron antes.

Hoy nuestro pueblo está sufriendo. El hambre volvió a rondar los hogares y muchos ni siquiera tienen un hogar: están viviendo en las calles, se convirtieron en mendigos junto a sus hijos. Millones de trabajadores desistieron de buscar empleo, porque no hay. Millones fueron excluidos del Bolsa Familia. Las universidades y los hospitales viven su mayor crisis.

Hoy nuestro país está siendo vendido. Nuestra Petrobrás, nuestro pre-sal, a Eletrobrás, los bancos públicos; todos en la fila para ser entregados por bajísimo precio a los grandes grupos extranjeros, como ya lo hicieron con Embraer. Nuestra política exterior volvió a ser dictada por el Departamento de Estado norteamericano.

Hoy nuestra democracia está amenazada. Hace dos años dieron un golpe parlamentario para destituir a la presidenta Dilma Rousseff, rasgando la Constitución. Ahora quieren hacer una elección presidencial de cartas marcadas, excluyendo el nombre que está al frente en la preferencia popular en todas las encuestas.

Ya han derribado una presidenta electa; ahora quieren vetar el derecho del pueblo a elegir libremente al próximo presidente. Quieren inventar una democracia sin pueblo.

Este encuentro nacional del PT quizás sea uno de los más importantes en toda la historia de nuestro partido. Es enorme la responsabilidad que tenemos por delante. La decisión de hoy nos va a conducir a una lucha sin tregua por la democracia, el pueblo brasileño y el Brasil. Y la victoria dependerá del empeño de cada uno de nosotros.

Me gustaría estar ahí para abrazar a cada compañero y compañero. Para agradecer por toda la solidaridad y principalmente por mantener el espíritu del PT, incluso en las circunstancias más difíciles. De donde me encuentro, estoy siempre renovando mi fe de que el día de nuestro reencuentro vendrá, por la voluntad del pueblo brasileño.

¡Viva Brasil!

¡Viva el Partido de los Trabajadores y de las Trabajadoras!

Un abrazo de Lula

Partido dos Trabalhadores

Share This